Identifican una disfunción común en la esquizofrenia y el trastorno asocial