Identifican más de 400 genes asociados con el desarrollo de esquizofrenia