El tratamiento de la esquizofrenia llega tarde y uno de cada diez pacientes no sigue ningún tratamiento