La clozapina disminuye la mortalidad y las autolesiones en los pacientes con esquizofrenia refractaria