Estudio con imágenes del cerebro mejora la comprensión de la esquizofrenia refractaria