Más del 80% de los niños con autismo manifiestan trastornos del sueño