Las nuevas tecnologías descubren lesiones cerebrales antes invisibles en pacientes con epilepsia