La resonancia magnética y el electroencefalograma mejoran el diagnóstico de la epilepsia