La presión atmosférica influye en el riesgo de convulsiones en pacientes con epilepsia