El cannabidiol reduce las convulsiones en el síndrome de Dravet, un tipo grave de epilepsia