Edad, sexo o entorno laboral, claves para elegir un tratamiento contra la epilepsia