Uno de cada diez ancianos sufre alteraciones físicas o psíquicas debido a la soledad