Una investigación internacional concluye que los antidepresivos son seguros