Un nuevo estudio incide en que la vacuna triple vírica no provoca autismo