Investigadores descubren una proteína clave en el desarrollo del autismo