Los pacientes con ansiedad son más propensos a las alergias al polen