Los algoritmos también podrían detectar ansiedad y depresión en niños