Las personas procesan mejor las malas noticias bajo estrés