La compañía de diseño digital ustwo, con la colaboración de la compañía de bienestar mental PauseAble, ha lanzado una aplicación para smartphones (disponible en App Store) denominada Pause con la que se pretende combatir el estrés a través de la relajación y la meditación. A través de conceptos adquiridos en la psicología cognitiva y la filosofía esta aplicación enfoca la atención del usuario en la pantalla del móvil para lograr un estado más tranquilo de la mente que active un proceso de restauración para recuperar el bienestar mental. Inspirada en los antiguos principios del Tai Chi y la práctica de la atención, Pause pretende que todas las personas puedan tomarse diez minutos de descanso en cualquier lugar y en cualquier momento en las situaciones en las que el estrés y la ansiedad estén afectando a su rendimiento personal y laboral.

El usuario ha de mover continuamente el dedo en la pantalla de una forma muy lenta liberando de forma paulatina el estrés acumulado y recuperando la capacidad de enfocarse. Todo ello a través de respuestas audiovisuales que facilitan que mantenga su atención y se pueda centrar en lo que está realizando en ese preciso instante. Para conseguirlo han dado un nuevo enfoque digital a las prácticas de meditación antiguas tradicionales. Es por tanto una herramienta interactiva para recuperar rápidamente el enfoque y liberar el estrés y está científicamente probada y validada con a través de pruebas realizadas con electroencefalogramas para observar la respuesta del cerebro.

Los inspiradores de la idea vieron la oportunidad de combinar sus conocimientos de Taichi con la tecnología moderna. El uso de los movimientos lentos y continuos de esta practica para anclar la atención en nuestro teléfono y lejos de nuestros pensamientos negativos consigue que los smartphones se conviertan en una buena herramienta para la relajación. “Teníamos que crear algo en que casi todo el mundo fuera capaz de experimentar el valor de estas practicas, con poca o ninguna instrucción”, afirman desde la compañía que diseñó la app. “El objetivo era atraer constantemente la atención del usuario, sin tratar de ocuparlo plenamente y para lograrlo necesitábamos algo hermoso y fascinante que diera lugar a la interacción pero que al final no necesitara verse en la pantalla para que el usuario pudiera centrarse en el efecto relajante de sus propios movimientos repetitivos y en el audio”, añaden.

La validación de los beneficios científicos y fisiológicos de la utilización de la aplicación fue muy importante durante la realización del proyecto. Las pruebas iniciales se realizaron en participantes que utilizaban diferentes pruebas de la aplicación con una diadema de sensor cerebral puesta. Más allá de analizar datos realizaron el seguimiento con entrevistas en profundidad. Observaron que las mentes de los participantes cambiaron de un estado activo a un estado más tranquilo cuando se utiliza la aplicación. También evaluaron la capacidad de la aplicación para calmar la mente activa utilizando un auricular inalámbrico Emotiv para medir señales en el electroencefalograma. Lograron demostrar que la aplicación produce un estado más tranquilo de la mente y una carga de trabajo mental inferior.