Una técnica permite detectar el Alzheimer años antes de los primeros síntomas