Con motivo de la presentación de las XVII Jornadas sobre Adicciones “Uso, abuso y adicción: Abordaje integral de la problemática del consumo de alcohol”, la Asociación Proyecto Hombre quiere incidir en que el alcohol es la principal sustancia adictiva en nuestro país.

El alcohol ocupa el primer lugar como sustancia problemática, suponiendo un 41% de las personas que llegan a tratamiento en Proyecto Hombre y el 56,6% de los jóvenes que se tratan en la organización. “Hay que dar mensajes claros a la sociedad que alerten sobre su consumo”, advierte Pedro Pedrero, Presidente de la Comisión de Formación de Proyecto Hombre. “Lo preocupante no son días concretos en que los jóvenes hacen botellón en las calles, sino el hábito diario que corre el riesgo de ir más allá”.

Respecto a la media de años de consumo, una persona con problema de adicción al alcohol, bien en grandes cantidades bien en cualquier dosis, tarda alrededor de 22 años en iniciar un tratamiento de desintoxicación.

Habitualmente, la dependencia al alcohol se ha definido como un grupo de tres o más síntomas relacionados con la tolerancia y la abstinencia, que aparecen en cualquier momento dentro de un mismo período de 12 meses, siendo leve si se cumplen 2-3 criterios, moderado si son 4-5 y grave si son 6 o más.

En la actualidad, con la aparición de fenómenos como el binge drinking o “atracones de alcohol”, la cuestión del consumo problemático no tiene que ver sólo con los criterios mencionados anteriormente y sí, cada vez más, con cuestiones relacionadas con la regulación emocional, el ajuste psicológico y las relaciones sociales. En definitiva, con el papel que el alcohol juega en cómo nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás.