El cannabis afecta la capacidad de procesar emociones como la felicidad, la tristeza o la ira