Los españoles beben, de media, unos 9,8 litros de alcohol por persona, por encima de la media de los países de la OCDE que está en nueve litros. Tiene una tendencia a la baja en cuanto a consumo de alcohol en línea con los 40 países de la OCDE que presenta un descenso del 2,5% en los últimos 20 años. Sin embargo, la proporción de niños de 15 o menos años que no han tomado nunca alcohol se ha reducido de un 44% a un 30% en el caso de los chicos y de un 50% a un 31% en el caso de las chicas desde el año 2000. Además, la proporción de niños que ha experimentado embriaguez habitual aumentó de un 30% a un 40% (en los niños) y de un 26% a un 41% (en las chicas) en el mismo periodo.

Las personas con más nivel educativo y mayor nivel socioeconómico tienden a beber más. El consumo más peligroso de alcohol pasó de ser la octava a la quinta causa de muerte y discapacidad en todo el mundo entre 1990 y 2010, y es responsable de 3,3 millones de muertes, el 5,9% del total. Desde cáncer a accidentes pasando por enfermedad cardiovascular o hepática, así hasta 200 son las enfermedades que la OMS ha vinculado a este hábito.

Sobre un tercio del alcohol ingerido en los países de la OCDE, según datos de la OMS, es de cerveza, un 8% de vino (que llega al 25% en la región europea) y el resto (50%) corresponde al consumo de bebidas espirituosas o de otro tipo. El impacto social también es enorme. Son tres los factores vinculados al alcohol: el crimen, la violencia y los accidentes de tráfico. 

“El alcohol es la causa o empeora más de 200 enfermedades. Esta carga se ha incrementado durante los últimos 20 años. Nuestro informe muestra que el 80% de la población tendría una mejor salud si consumiera una unidad menos de alcohol por semana”, afirma Michel Cecchini, analista de la política sanitaria de la OCDE.

Por estos motivos, entre las metas de la OMS se encuentra la reducción del consumo de alcohol un 10% para 2025 a través del desarrollo y fortalecimiento de políticas específicas, como aumentar el precio de las bebidas alcohólicas, legislaciones específicas sobre la conducción de vehículos y la prohibición de alcohol y divulgar información sobre los riesgos de este hábito.